Y el Oscar es para…

Te han contado que lo importante es participar, y no lo ponemos en duda, pero a todos de pequeños cuando nos han reconocido un “que bien lo has hecho niño” y acto seguido te han dado un caramelo, es lo que nos ha hecho querer volver a hacerlo igual de bien o mejor,  para que nos volvieran a endulzar.

En un pequeño vídeo, resumimos esas palmaditas en la espalda, recompensa a varios proyectos bien diseñados y ejecutados, que nos animan a seguir, por lo menos, haciéndolo igual.

Que suenen los redobles de tambores, recorre la alfombra roja y disfruta de nuestros premios con esta producción.